El nuevo rumbo de Fractal